Suscríbete aquí para ser parte de La Magia del Caos y poder accesar a contenido único y exclusivo para miembros.

Nombre:

Correo electrónico:

“¿Es real la astrología?”
por: Aislinn Derbez

comparte:

Cómo ya se podrán dar una idea con el título, en este episodio del podcast decidí abordar un tema que muchas personas consideran una mentira absoluta y yo por el contrario, una gran herramienta para navegar nuestra existencia. Invité a Leila Canavati, astróloga y estudiante eterna de las vertientes de la astrología como lo son la Tradicional, Eleccional, Psicológica, Kármica, entre otras. Leila cambió radicalmente su vida a los 39 años, dejó absolutamente todo: relación, trabajo, estilo de vida. Enfrentó pérdidas físicas y emocionales a raíz de su decisión y ella comenta que la astrología fungió como una especie de paracaídas. Si bien ya estaba presente la astrología en su vida como un hobbie, con este cambio radical entendió el porqué le pasaban ciertas cosas, porqué seguía escogiendo a cierto tipo de personas en su vida y porqué tantas veces se le presentaba la misma lección. En lo personal, creo que la decisión de saltar al vacío, sumergirte en tus miedos, la incertidumbre y tus inseguridades es una de las decisiones más valientes que alguien puede tomar y el resultado generalmente es un florecimiento (como en el caso de Leila). Platicamos de cuán acertada es la astrología (en serio, lo he comprobado en carne propia), cómo pasó de ser una ciencia respetada a objeto del escepticismo, qué es la famosa Carta Astral y la teoría de que elegimos nuestro propio mapa energético, qué es la Astrología Kármica, la función de Saturno como un “gran maestro”, el libre albedrío dentro de la astrología, las crisis en nuestro camino en función de nuestra misión de alma y los cambios que estamos viviendo a raíz de que Saturno y Plutón estén en Capricornio.

Hoy a los astrólogos los toman por esotéricos o brujos, sin embargo, la astrología ha existido desde las primeras civilizaciones. En esa época se guiaban a través de las lunas y el movimiento de los planetas para ver cuándo se podía sembrar, cuándo se podía cosechar, identificar las mareas y cómo alinear sus construcciones (templos). Si prestamos atención podemos notar que los Egipcios, Sumerios, Griegos, Aztecas, Mayas y Toltecas alineaban sus construcciones en dirección a alguna constelación o a Venus. La astrología era la ciencia más importante en la antigüedad y ser astrólogo o astrónomo (se comprendía como lo mismo) implicaba ser una persona de jerarquía muy alta. Sin embargo, la Iglesia Católica no permitió que ese conocimiento continuará como una ciencia respetada y la desacreditó. Tal vez en función de no competir por el favor de la gente, es decir, ser la única institución que determinaba cuándo se iba a la guerra, cuando se casaban los reyes y dónde se iban a asentar los templos; situaciones que previo al control de la Iglesia Católica le competían a la astrología. Un dato curioso que compartió Leila es que en la India aún se pide la Carta Astral de la persona con quien pretendes casarte para ver si tiene buenos aspectos en camino. ¿Se imaginan los problemas que nos podría ahorrar esa práctica?

El hecho de que la astrología es una ciencia sumamente acertada es algo que yo puedo atestiguar por experiencia propia. Pero ¿por qué es tan acertada? De acuerdo con Leila, la cosa funciona así: cada planeta tiene una energía distinta y cada planeta va pasando por los diferentes grados que tiene su órbita. Cuando los planetas hacen un toque con algún otro planeta, la energía se detona en las personas. Y aunque muchas veces pensamos “a mí no me afecta que dos planetas que están a millones de años luz se toquen”, debido a que TODOS SOMOS ENERGÍA (nuestro cuerpo, así como el agua y los planetas), estos movimientos generan una energía disponible específica. Por otra parte, como cada planeta cuenta con una energía diferente respecto a la Tierra (fenómeno mejor conocido como energía geocéntrica), cada movimiento por minúsculo que sea nos afecta a nosotros.

Ahora, ¿qué es eso de la famosa Carta Astral? Leila me comentó que es un mapa energético, es decir, marca tus tendencias de vida y cuáles son los factores que van a influir en ella. La Carta Astral depende de la fecha, el lugar, el horario preciso y la sociedad (usos y costumbres específicos) en que naciste. Así como de la carga espiritual que traes como trabajo de otras vidas, si es que crees en eso. La Carta Astral interpreta únicamente tu vida; es decir, aunque dos personas nazcan en la misma fecha y horario, no van a contar con el mismo mapa de vida, ya que tendrán el ascendente diferente y con respecto al ascendente es como ellos van a percibir y vivir en su cuerpo. Por esa razón, para Leila es muy importante que vayamos con un astrólogo serio y bueno para que interprete bien nuestra Carta Astral; es muy peligroso que una persona a quien le depositas tu confianza te diga ciertas cosas y te las metas en la cabeza sin reparos. Para ella es esencial conocer a la persona físicamente para ver en qué estado se encuentra para recibir la información y dar únicamente interpretaciones 100% personalizadas.

De tal manera que, si bien respeta ampliamente a quienes se dedican a realizar horóscopos, a ella le parecen tremendamente generales y no los hace. Leila es de la opinión de que si ella dice “¡Tauro hoy es un día maravilloso, sal a triunfar!” y la persona individualmente la está pasando fatal, no funciona la interpretación y la van a tachar de loca. Por eso, algo en lo que hizo mucho hincapié Leila fue en la importancia de dejar de compararnos con el otro. La astrología lo dice muy claro: tu Carta Astral es tan personal y tan única que el otro no puede tener algo parecido. Todos nos hemos cuestionado el “¿pero porque si en mi misma familia, crecí junto con mis hermanos y nos trataron igual, todos somos tan diferentes y percibimos distinto a nuestros papás?” De acuerdo con Leila la respuesta es sencilla, ¡no todos tienen la misma carta astral que tú! No tienen los mismos planetas y éstos no están posicionados de la misma manera.

Ahora, esto tal vez suene muy excéntrico pero a mi me funciona pensar que nuestras almas (antes de nacer) escogen nuestro mapa, es decir, nuestra Carta Astral. Mi interpretación es que nuestra parte más elevada, la divinidad que está dentro de nosotros (nuestro espíritu) en su momento dijo: “este mapa es perfecto para lo que yo tengo que aprender, entonces voy a nacer a esa hora, en ese lugar, en ese mes y voy a vivir y confrontar todo aquello que no he resuelto en otras vidas”. Por eso creo que no hay ni buenos ni malos y todos estamos al servicio del aprendizaje. Si todos fuéramos totalmente buenos y si todo fuera únicamente positivo no habría aprendizaje; no habría movimiento, caos y cambio. Y la verdad es que muchas veces el dolor más terrible puede ser el catalizador para la evolución, todo depende de cómo decidas tomar cada situación. Por su parte, Leila me comentó que está de acuerdo con la teoría que planteo y que ella cree totalmente en las vidas pasadas debido a la Astrología Kármica. La cual estudia los aspectos que fueron buenos en tus vidas pasadas y en ésta son premiados (es decir, cosas que ya tienes totalmente integradas en ti porque en otras vidas ya las has trabajado). Así como, lo que en otras vidas dejaste de hacer o te faltó por hacer y por ello vienes a experimentar algo específico en esta vida. La Astrología Kármica básicamente estudia el Karma y Darma y puede fungir como una explicación a las condiciones en que naciste. (Ojo: nosotras activamente elegimos creer eso, para nosotras esa es nuestra “verdad”, sin embargo, eso no significa que deba ser la tuya si no te resuena.)

Por otra parte, Leila me explicó que en la astrología se comprende a Saturno como un maestro, es aquél que nos viene a dar las lecciones de la vida. Las cuales generalmente, como bien señala Leila, no son de “mi reina preciosa te vengo a dar una lección que te va a encantar”, sino todo lo contrario, sus lecciones son poco sutiles. Por eso, cuando tenemos a Saturno fuerte en nuestra Carta Astral o cuando hay un tránsito en él, NUNCA se nos olvida esa época y cuando termina de darnos la lección, se agradece infinitamente su sabiduría aunque haya sido muy dolorosa. Actualmente, estamos viviendo temas que tienen relación con Saturno y todos ubicamos las lecciones y el caos que recientemente hemos vivido interna y externamente… (Nada más para darnos una idea del nivel de lecciones a las que nos enfrenta Saturno.)

Ahora, ¿si tenemos un mapa de vida ya escrito en función del momento y lugar donde nacemos, dónde queda el libre albedrío? ¿Existe? De acuerdo con Leila, el libre albedrío es parte esencial de la astrología y es la herramienta que puede hacer la diferencia entre que cumplamos o no nuestra misión de alma. Leila piensa que fuimos creados como seres independientes, libres y con consciencia para poder ejercer nuestro libre albedrío y que la consciencia es más fuerte que cualquier energía planetaria. Leila es de la opinión de que si ella te lee tu Carta Astral (es decir, tu mapa energético) y te revela aspectos difíciles en tu camino y tú los haces conscientes, queda en tus manos cómo vivirlos. Para aclarar lo anterior, me encantó la explicación con peras y manzanas que Leila dió:

“No se puede evitar un deceso, pero si te digo “veo que viene que vas a ser madre” tú puedes decidir hacer algo al respecto y no serlo. Lo mismo sucede en el caso de una separación, yo puedo decirte “veo que viene una época ruda donde se van a detonar ciertos botones en tu matrimonio y habrá un hasta aquí” pero si tú te haces consciente de esto, ese “hasta aquí” no tiene que significar separación, puede implicar ir a una buena terapia (o algo que hayan decidido según sus expectativas), que trabajen la relación, renazcan y renueven sus votos.”
-Leila Canavati

Con lo cual estoy totalmente de acuerdo, para mi el libre albedrío es “cómo tú decides actuar ante lo que se te presenta”. La astrología puede mostrarte la energía disponible y por medio de tu Carta Astral, los baches que te vas a encontrar en el camino, pero depende totalmente de ti acumular y curar las herramientas necesarias para superar esas lecciones de vida de la manera más nutritiva para ti como persona. Leila dio un ejemplo muy padre de esto: ella llevaba años esperando justamente esta época en su vida, la cual es particularmente complicada, caótica y dolorosa. Pero como ella comprende que a los baches en el camino no se les puede rodear totalmente, está enfrentando su situación con las herramientas que se ha dedicado a construir, aceptando cada crisis derechita y como viene.

En lo personal yo creo que en las crisis sientes que te mueres porque ya no te puedes aferrar a lo que es conocido. Se te obliga a soltar aquello a lo que estás acostumbrado y te avientas al vacío sin paracaídas. No obstante, creo firmemente que ahí, en ese momento, es cuando realmente sale tu fuerza y demuestras de lo que verdaderamente estás hecho. Las crisis como ya mencioné no se pueden elegir ni evitar del todo, sin embargo, está en tí elegir vivir cada situación de manera completamente inconsciente, jugando el papel de víctima y sufriendo eternamente por cada situación que te ocurre o tomar dichas situaciones como herramientas para hacer crecer tu consciencia, hacerte responsable y enfocarte en el aprendizaje. Abrazar las crisis y permitir ese proceso de transformación es una de las cosas más hermosas que puede atreverse a vivir un ser humano. En la plática cuando tocamos este tema Leila hizo la siguiente observación, la cual celebro totalmente:

“La gente te dice respecto a las crisis: “fue lo peor que me pasó en la vida”.

Yo les digo “fue lo mejor que les pudo haber pasado en la vida”.

Las crisis son las bendiciones más grandes que hay.”

-Leila Canavati

Leila también me platicó un poco sobre la época que estamos viviendo. De acuerdo con ella, nos encontramos en un cambio muy fuerte respecto a las instituciones. Desde 2018, pasando por 2019 y llegando hasta este momento, la energía ha sido de Capricornio (estructura y disciplina). Han sido tránsitos verdaderamente fuertes y debido a los movimientos de Saturno y Plutón en Capricornio, (cabe mencionar que estos planetas no se habían juntado en Capricornio desde hace 500 y tantos años… tan sólo imaginen la magnitud del cambio que estamos viviendo), se han roto estructuras de lo conocido. Es como si al juntarse Saturno y Plutón en Capricornio dijeran “ya estuvo suave, hay que estructurarnos bien”. Y si bien, de acuerdo con Leila, en la astrología se sabe que cada 35 años vienen cambios drásticos, hoy podemos ver todos de manera muy clara que las estructuras religiosas, financieras y de familia están moviéndose abruptamente. Por ejemplo, Leila señaló que no es casualidad la cantidad de escándalos religiosos que han habido recientemente, la lentitud en la economía mundial, así como que durante diciembre y enero pasados muchos jerarcas o autoridades de las familias se han ido o han sido removidos porque esas tradiciones familiares ya no funcionan: creencias como “en esta familia todos somos actores” hoy ya no sirven y te va a salir un bioquímico y vas a tener que aguantarte. Por otro lado, para Leila es muy importante que como sociedad no perdamos de vista que así como suceden cambios en lo macro, suceden cambios en lo micro, particularmente para las personas que tengan Capricornio, Cáncer, Aries y Libra fuerte en sus Cartas Astrales. (¡Ven! Por eso es importante hacernos la Carta Astral, para enterarnos de cómo nos afectan los movimientos astrológicos y que planetas tenemos en el mapa.)

Finalmente, Leila hizo hincapié en que cada persona tiene una misión de alma. Esto se refiere a lo que cada quien viene a trabajar, es decir, “quién soy y cómo me voy a entregar con respecto al otro”. Sin embargo, en su experiencia, no siempre se cumple la misión de alma, por eso sucede que repetimos y repetimos la misma lección. He aquí la razón de que exista gente que parece que vive de vacaciones y todo para ellos es muy light vs. gente que sufre tragedia tras tragedia y el trasfondo de sus problemas es siempre el mismo. Por eso creo que es muy importante abrir los ojos y detectar eso que vinimos a aprender (que en el fondo todos tenemos muy claro) y serle fiel de corazón a ese propósito, dejando de lado las expectativas y trivialidades que se esperan de nosotros.

Para cerrar, me gustaría resaltar que sé de antemano que a muchas personas el tema de la astrología les parece meras conjeturas y es normal, hemos sido sistemáticamente adoctrinados a dudar de este tipo de sabiduría ancestral (por más matemática y acertada que sea). Pero creo que independientemente de vidas pasadas o no, la religión que cada quien elija profesar y si concuerdan o no al 100% con la información anteriormente expuesta… la vida se trata de DES-APRENDER las estructuras que nos han sido impuestas e ir tomando de manera selectiva aquello que nos resuena, nos hace sentido y nos permite explicarnos el fenómeno de “vivir”. Como bien señaló Leila: hoy el llamado es a que seamos mucho más flexibles y como señala Capricornio, estructurados.

Si quieres seguir a Leila la puedes encontrar en Instagram como:
@leila_canavati_astrologia

La Magia del Caos - Un Podcast de Aislinn Derbez